2017-05-09 VENECIA

Último día en Venecia y tras desayu2nar donde siempre, (salvo Mariluz que se queda en casa degustando un sabrosísimo té y alguna galleta), salimos con la intención de ver la exposición que hay en el palacio ducal titulada “El Bosco 500”, lo que nos hace suponer que se trata de la misma que hubo en Madrid hace pocos meses.

  Nada más lejos de la realidad. Un auténtico timo. Doce euros por barba para una exposición donde hay un par de cosas del Bosco y el resto relleno. Una auténtica vergüenza que se termina con una paridilla en plan realidad virtual.

En vista del éxito, decidimos tomar un vaporetto (entre otras cosas para ir amortizando el billete) para ir a San Giorgio, donde hay una exposición de un fulano que no me acuerdo cómo se llama, a base de espejos y fotos, que tiene su aquel.

En vista de las vistas, pensamos que puede ser una buena idea recorrer en vaporetto el canal que hay entre Giudeca y el Gran Canal. Dicho y hecho. Un vaporetto que recorre todo ese canal, sobrepasa la estación marítima para entrar en el Gran Canal por su otro extremo y que nos deja en Rialto.

Una estupenda idea porque es una zona que nunca hemos visto y que tiene su gracia. Un recorrido muy recomendable.

La “portera” del vaporetto:

Y otros viajeros:

Tras desembarcar en Rialto, nos dirigimos al restaurante El Mascaron, en el que hace unos años quisimos comer pero no nos dejaron las acompañantes porque les pareció ue tenía excesiva buena pinta (?). A parte de que hay un camarero bastante cretino, se come regular aunque el sitio es agradable.

Después de comer nos dirigimos al hospital donde se puede visitar la Scuola Grande de San Marco, donde, 5 € mediante, visitamos una exposición a base de libros e instrumentos médicos de diversas épocas, de cierto interés, además de una de facsímiles de códices variados que se pueden ojear y hasta hojear. Todo ello en un espacio muy presentable.

A la salida, un café y un helado en una terraza próxima.

De nuevo hasta Rialto para coger otro vaporetto (hoy sí que amortizamos el billete) para ir a l’Accademia.

Aquí, 10 € mediante, podemos disfrutar del Tintoretto (especialmente por su abundancia) y otros, aunque casi la mitad del museo está cerrada por falta de personal. La impresión es bastante pobre a pesar de las enormes y magníficas (algunas, no todas ni mucho menos) telas que por allí se pueden ver.

Acabada la visita decidimos ir a Giudeca a dar un paseo y tomar una cervecita, para lo que tomamos otra vez un vaporetto que nos lleva a esa isla. Un breve paseo por una zona nunca antes pisada por nosotros y que tiene muy buena pinta como sitio tranquilo y agradable aunque sin el lujo y el arte de Venecia-Venecia.

 Finalmente, otro vaporetto hasta San Marco, cargados de mortadela comprada a ultimísima hora en un eroski local con la sana intención de cenar eso (y unos tomates cherry) para aprovechar la botella de Prosecco que nos ha dejado en la nevera nuestro anfitrión.

Tras comprar los billetes para el vaporetto que mañana a las 6:50 nos ha de llevar hasta el aeropuerto (este no está incluido en nuestro billete múltiple), nos retiramos para la opípara cena y el merecido descanso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 2017-05-09 VENECIA

  1. Eva dijo:

    Que bonito, que pena q se acaba​. A tope con el vaporetto el último día, eh? 🤣

    Me gusta

  2. Maria dijo:

    Como siempre, bonitas y originales

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s