2017-06-14 ROMA

Último día en Roma. desayuno en La Buvette, enfrente de casa, que no está mal aunque caro. Pero un día es un día y hay que quemar las naves.

Como tenemos que salir pronto hacia el aeropuerto, vamos a ver algunas de las cosas perdidas y que están relativamente cerca.

De camino, cómo no, tenemos que pasar por la Plaza de España y frente a la iglesia de la Trinitá dei Monti, que no hemos conocido por dentro, por lo que nos asomamos para comprobar que no vale gran cosa.

Seguimos camino por la muy conocida Via Sistina hasta la Piazza Barberini con su Fontana del Tritone.

Desde esta plaza, tomamos la Via Barberini que nos lleva hasta la iglesia de Santa María della Vittoria, barroca donde las haya, obra original de Carlo Maderno, aunque con el tiempo ha sufrido muchas modificaciones, con fachada de Giovanni Battista Soria.

En su interior, en la capilla cornaro, se encuentra una de las obras cumbres del barroco, y sin duda la obra cumbre de Bernini, el famoso conjunto que representa la Transreverberación de santa Teresa, más conocido entre los que no entendéis de estas cosas, como El Éxtasis de Santa Teresa.

A pesar de su espectacular barroquismo, me refiero a la iglesia, no resulta cargante.

Casi enfrente, en la Piazza de San Bernardo, se encuentra la iglesia de Santa Susanna alle Terme di Diocleziano.

Y en la misma plaza, una pequeña Iglesia, que da nombre a la plaza, o sea la Chiesa Rettoria San Bernardo alle Terme, que no tiene nada especial, salvo su planta circular y su cúpula al estilo de la del Panteón.

Bajando por la Vía Venti Settembre llegamos al cruce Incrocio delle Quattro Fontane donde la calle cambia de nombre para convertirse en Vía del Quirinale y donde un poco más abajo se encuentra la iglesia de Sant’Andrea al Quirinale que el pasado lunes estaba cerrada y que hay que agradecer, una vez más, al genio de Bernini.

De planta elíptica, me sorprende (ignorancia mía) encontrar que en esta iglesia están los restos de San Estanislao de Kostka cuyos últimos días se sucedieron hasta su muerte en las estancias anejas a la iglesia y donde se conserva su habitación.

Regreso al hotel a recoger el equipaje, pasando por la Piazza di Spagna, y sufriendo una cierta calorina, como la que nos ha acompañado durante toda nuestra estancia en Roma.

De nuevo a la Piazza di Spagna a coger el metro hasta Termini (y maldita su tía que se para la escalera mecánica a media subida), autobús a Fiumicino, comida en uno de los restaurantes del aeropuerto, donde compartimos el pan y la sal (en realidad la sal, la pimienta, el vinagre y el aceite, pero no el pan) con las famosas hermanas pianistas Katia y Marielle Labèque, que se encontraban acompañadas por el contratenor Carlos Mena y Algún pedazo de Kalakan.

Salida y llegada con ligero retraso. Vuelo sin contratiempos ni agitaciones indebidas, cosa que agradecemos las hermanas Labèque, el Mena el Kalakan y todos los que hemos compartido vuelo Roma – Bilbao. Y hasta la próxima.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2017-06-14 ROMA

  1. Eva dijo:

    Jajajaj…ya os ha dado de sí el último día!! 🤣

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s