2017-09-22 YELLOWSTONE

Esta noche ha debido nevar algo más de lo conveniente aunque la temperatura se mantiene más o menos. Alrededor de cero y ligeramente hacia arriba. Creo que aún no hemos visto una temperatura negativa en el termómetro del coche. Igual es que no tiene.

De todas formas, tras el desayuno, donde siempre, y entrando al parque, comprobamos que en estas latitudes la nevada nocturna ha sido más importante y lo peor es que la cosa sigue.

Total que ha sido un día un tanto yenka. Ya se sabe, izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, 1, 2, 3. O sea, vamos hacia donde teníamos previsto. La nevada aumenta. Espera un poco.

La carretera se pone fea y la nevada aumenta. Mejor volvemos.

Parece que va parando y se aclara un poco. Y la carretera está más limpia. Pues seguimos.

Uy, se pone otra vez feo. Volvemos.

Y así varias veces con idas y vueltas hasta que finalmente decidimos tirar “palante”, hasta donde se pueda. Y el donde se pueda es hasta donde ayer estuvimos (todas las demás carreteras están cortadas) en Norris Geyser Basin donde, a riesgo de una buena costalada, hacemos un recorrido breve por el llamado Porcelain Trail, aunque el aspecto hoy no es el de ayer.

Aunque parece que el tiempo va mejorando, nos volvemos hacia donde están ahora mismo abiertas las carreteras, en dirección sur, donde fuimos el primer día, tratando de ver nuevas cosas.

Y como el oso no se presenta, vemos otros animalillos.

Y más zonas de geyseres.

Y así, con un tiempo en plena mejoría, temperaturas al alza y nieve en decadencia, llegamos hasta West Thumb, donde el ranger al cargo de la oficinilla nos dice que ya está todo abierto (salvo obras), pero too late. Sólo hay tiempo para ir volviendo, con parada en Old Faithfull a tomar un café. Café, que se autosirve uno de unas cafeteras que hay por allí y que el primer día tomamos pensando que era gracia de la casa (que no era el caso), el segundo día (en otro local similar) dedujimos que había que pagar, pero dado el éxito del día anterior utilizamos el mismo sistema, pero esta vez, ante la ausencia prácticamente total de personal cliente y dado que sería muy cantosa la cosa, apoquinamos como señores, a 2,51 machacntes (cada uno) un asquerosito café, eso sí en vaso tamaño gigante y en cantidad al gusto de cada uno.

Regreso con alguna parada intermedia para ver un bicho o una vista del río.

Y a casa y a cenar al Café Madriz, (como pone), restaurante español de lo mejorcito de West Yellowstone, que hace honor a su fama y además  te permite comer cosas un poco diferente del la hamburguesa, la pizza, el burrito o el filete.

Y a dormir que mañana hará bueno y es último día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES, USA 2017. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2017-09-22 YELLOWSTONE

  1. fisgar dijo:

    Pues a ver si es verdad y mañana podéis aprovechar bien!! Aquí no te preocupes, que frío no hace 😂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s